“El nuevo Plan Hidrológico muestra un absoluto desconocimiento de la realidad del Alto Mijares”

Comunicado de la Mancomunidad Río Mijares, integrada por los Ayuntamientos de Cortes de Arenoso, La Puebla de Arenoso, Montanejos, Montán, Arañuel y Cirat

La Mancomunidad del Río Mijares, y en su propio nombre los municipios de Cortes de Arenoso, La Puebla de Arenoso, Montanejos, Montán, Arañuel y Cirat, ante la nueva propuesta de redacción del Plan Hidrológico de Cuenca del Júcar 2022-27, propuesta que actualmente se encuentra en periodo de exposición por espacio de seis meses, realizan el siguiente manifiesto.

La relación de estos municipios con la Confederación Hidrográfica se viene caracterizando por ser jerarquizada, basada en una continua imposición de trabas en la gestión municipal del cauce y en una desatención, por parte de esa Confederación, de sus propias labores de limpieza. Como cañares, pinos invasivos, etc. 

La Confederación Hidrográfica del Júcar tiene, en la comarca del Alto Mijares, un lugar solidario donde generar riqueza para los que allí no viven, pero para ello no puede seguir sometiendo a sus poblaciones a un continuo proceso inspector, sin alternativas de cogestión y desatendiendo de forma constante las necesidades de las poblaciones por las que circula el río.

Un ejemplo más es la última propuesta de fijación de caudal mínimo, aguas abajo de la presa de Cirat. En ella se adjudica, en algunos meses, un caudal de 1,8 m3 por segundo. Es decir, el triple del agua que circula por el cauce, 0,6. Ese era el caudal fijado en la redacción que se sometió a información, en los temas importantes, dentro de esta misma propuesta de Plan. Propuesta modificada, a última hora, de forma incomprensible. Un caudal que haría descender a 13 grados o menos la temperatura del agua y que afectaría, gravemente, a la calidad actual.  El reglamento de la Ley de aguas en su artículo 49 Quáter.7 establece: “Por otra parte, la masa de agua que reciba los caudales ecológicos no deberá registrar un deterioro en su estado o potencial como consecuencia de recibir unos caudales ecológicos en peores condiciones cualitativas que las de entrada al embalse que los libera”.

En la reunión mantenida por el Ayuntamiento de Montanejos, la Diputación de Castellón y la Generalitat Valenciana con el presidente de la Confederación y diferentes técnicos se cuestionó seriamente, por parte de la CHJ, que la comarca del Alto Mijares dependiera de las condiciones actuales del cauce para su supervivencia. Además, negando que, a su juicio, las condiciones únicas de baño en España que se dan en La Fuente de Baños, Arañuel, y Cirat tuvieran incidencia en el Turismo Rural que se da en la zona.

Los Ayuntamientos firmantes de la presente declaración venimos a manifestar nuestro absoluto malestar por el ninguneo que significa, para la comarca más despoblada de la Comunidad Valenciana y para sus gentes y empresarios, el profundo desconocimiento de la realidad que lleva implícita esa visión deslocalizada de lo que se conoce por “sostenibilidad”.

Para que podamos hablar de sostenibilidad, la armonía entre el entorno natural y las personas no sólo se debe dar en términos absolutos, sino también en términos relativos. Existen soluciones técnicas que no implican la expulsión de los vecinos del Alto Mijares.

Hablamos de turismo sostenible, de naturaleza y salud. Son muchas las personas que tienen su lugar de trabajo en Montanejos y que viven en el Alto Mijares o en Caudiel, Viver, Segorbe, etc.

Están en juego más de 600 puestos de trabajo directos. Está en juego un icono como es la Fuente de los Baños, reclamo turístico en las campañas tanto de la Generalitat Valenciana como de la Diputación de Castellón. Pero, sobre todo, está en juego una alternativa de vida diferente a vivir en la ciudad, sede de la CHJ y desde donde se hacen estos planes, como es poder vivir en Cortes de Arenoso, La Puebla de Arenoso, Montanejos, Montán, Arañuel y Cirat.

Comentarios