Villanueva de Viver, un “máster” contra la despoblación

El pueblo ha pasado de 61 habitantes en 2019 a tener 93 habitantes en 2021, pero el objetivo es conseguir los 100 empadronados en 2022

De un trabajo de máster, a una realidad: más vida que nunca en Villanueva de Viver. La pequeña localidad del Alto Mijares ha sido el escenario donde Mar Peiró, una terapeuta ocupacional, ha sentado las bases de su proyecto. Peiró ha trazado un plan de atención integral a la persona con el objetivo de que todo aquel vecino de Villanueva fuera capaz de desarrollar su proyecto personal de forma plena, sin limitaciones por la ruralidad, la lejanía a otros municipios o la falta de recursos.

Con estos mimbres, tal como informa Castellón Información, se tejió un trabajo universitario que hoy ha hecho posible que este pequeño pueblo pase de los 61 habitantes de 2019 a los 93 de 2021. “Es el éxito de un programa ambicioso en el que cada vecino es protagonista”, señala su alcaldesa, Amparo Pérez Benajas. ‘Quiero vivir en mi pueblo’ persigue una repoblación sostenible en un municipio rural “con una población envejecida”. El éxito “se consigue conjugando tres pilares: personas, naturaleza y patrimonio. Empeñados en ello y guiados por una gobernanza participativa en la que todos sumamos y todos decidimos, Villanueva de Viver es el ejemplo de que el interior tiene mucho futuro”.

En efecto, en 2019 Villanueva creó seis consejos sectoriales “con el objetivo de fomentar la participación ciudadana y aprovechar el capital humano y profesional de personas que estando vinculadas al municipio eran profesionales que trabajaban fuera”. “Mar Peiró era una de ellas y se ilusionó con esta propuesta”, se asegura desde el ayuntamiento

El viaje estaba decidido “así que nos pusimos a trabajar para que el proyecto ‘Quiero vivir en mi pueblo’ se integrara en una estrategia mucho más ambiciosa, “mas.villanueva”. El objetivo es claro, “queremos abordar desde un punto de vista global el futuro de nuestro pueblo, desde las comunicaciones, al patrimonio y la cultura, las infraestructuras, el medio ambiente, la vertiente sociosanitaria y los medios de vida”. Y el reto continúa, porque el objetivo “es superar la barrera de los 100 empadronados en 2022 garantizando una población estable con diez medios de vida, entre autónomos o empresas que trabajen en nuestro pueblo”.

De hecho, el mes pasado se constituyó la primera sociedad limitada en Villanueva de Viver dedicada a la enología y “ya son 93 los empadronados en abril de este año. Superar la barrera de los cien vecinos no es ya una utopía, lo vemos como una inminente realidad”, concluye la alcaldesa.

.-

Comentarios