Monitorizan el embalse de Sitjar desde el satélite Sentinel-2

El pantano permite mitigar las sequías e inundaciones provocadas por las lluvias torrenciales y el aumento del caudal del río Mijares

Personal investigador del Laboratorio de Procesado de Imágenes, en el Parque Científico de la Universitat de València, ha estudiado la calidad del agua del embalse de Sitjar (Castelló) entre abril de 2017 y marzo de 2019.

“Este trabajo muestra la utilidad de los nuevos productos ofrecidos por el satélite S2 dentro del programa Copernicus de la Unión Europea, un ambicioso programa de teledetección y de observación de la Tierra con multitud de aplicaciones en diferentes campos. Los resultados obtenidos muestran cómo las imágenes del S2 son una herramienta útil en el seguimiento de la calidad del agua y permiten obtener información de manera periódica de toda la superficie del embalse” destaca Cristina Radin, coautora del trabajo y estudiante del Doctorado en Teledetección de la Universitat de València (UV).

La investigación, dirigida por el profesor del Departamento de Física de la Tierra y Termodinámica Jesús Delegido, demuestra una alta correlación entre estas variables biofísicas durante el periodo analizado. De este modo, en la primavera, otoño y el invierno, coincidiendo con las épocas de lluvia, la concentración de clorofila-a (pigmento verde producido por el fitoplancton) y los sólidos totales en suspensión (indicador de la turbidez en los ecosistemas acuáticos) es mayor. En cambio, en verano la falta de nutrientes y de lluvias dificulta la presencia del fitoplancton y la concentración de estas variables es menor.

La investigación, en la cual también ha participado el investigador de la UV Xavier Sòria-Perpinyà, muestra la importancia del estudio de la calidad de agua del embalse de Sitjar, el cual permite mitigar las sequías e inundaciones provocadas por las lluvias torrenciales –con el consiguiente aumento del caudal del río Mijares– para así controlar el riego y producir energía. Además, este embalse ofrece una amplia oferta para el sector turístico al proporcionar un entorno de recreo. El estudio de la calidad de sus aguas es también importante por su repercusión en la salud humana y en el estado del ecosistema acuático.

La investigación se enmarca dentro del proyecto ESAQS (Seguimiento del estado ecológico de aguas continentales y costas de la Comunitat Valenciana con los nuevos satélites de Observación de la Tierra), financiado por la Generalitat Valenciana mediante el programa Prometeo. Jesús Delegido es miembro del Laboratorio de Observación de la Tierra (LEO), que forma parte del Laboratorio de Procesado de Imágenes, una unidad de investigación multidisciplinar de la Universitat de València.

.-

Comentarios