miércoles, 26 de agosto de 2020

Movilización vecinal para detener la demolición de la presa de Los Toranes


ALTO MIJARES | Vecinos de la zona denuncian que el derribo podría dejar en secano a buena parte de la región
Vecinos del Alto Mijares, especialmente de la localidad turolense de Olba, han iniciado una campaña para detener la demolición de la presa de Los Toranes, histórica infraestructura enclavada en los estrechos del río Mijares construida hace más de un siglo.

La Confederación Hidrográfica del Júcar estudia el proyecto para demoler la presa, un proyecto al que se han opuesto numerosos ciudadanos de la zona, que alegan que el derribo dejaría sin regadío a parte de una zona de San Agustín, Sarrión, Albentosa y muchas huertas de Olba.
Además, el agua del canal de la presa que surte la acequia es un remanente hídrico para la extinción de incendios.
“Si llegan a derrumbar la presa todos los lodos que ella contiene irán a parar al río Mijares aguas abajo afectando a todo el valle de Olba y Puebla de Arenoso”
En este sentido, se ha puesto en marcha una recogida de firmas para recabar apoyos y dirigir la petición a la CHJ.
Los Toranes, 100 años de historia en el Alto Mijares
La presa de Los Toranes fue construida hace 100 años, tiene 17 metros de alto, está situada en los llamados Estrechos del Río Mijares, en un enclave salvaje y de difícil acceso. Los impactos ambientales que generó su construcción están completamente integrados, la masa de agua creada por el embalsamiento ha generado a lo largo de los años un nuevo hábitat inventariado por el INAGA (Instituto Aragonés de Gestión Ambiental). Su uso es de producción hidroeléctrica, mediante un canal que abastece la central aguas abajo. Pero la presa de los Toranes no solo alimenta una central hidroeléctrica sino también el regadío de huertos y parcelas de decenas de barrios y masías de cuatro pueblos del sur de Teruel: Albentosa; Olba; San Agustín; Sarrión, mediante la conocida como ‘Acequia del Diablo’.
Este nombre ilustra perfectamente las características extremas por donde transcurría dicha acequia a lo largo de sus 5 primeros kilómetros. Varios desprendimientos insalvables la anularon y desde 1993, aprovecha en el tramo más inhóspito, el canal de abastecimiento de la central, el cual tiene su captación de aguas en el embalse de Los Toranes.
.-

No hay comentarios:

Publicar un comentario