viernes, 17 de julio de 2020

El Ayuntamiento de Argelita compra el castillo de la Muela por petición popular


ALTO MIJARES | Se trata de una muela rocosa, con los restos arqueológicos de una de las fortificaciones más grandes de la provincia
El Ayuntamiento de Argelita ha tramitado la adquisición del castillo de la Muela, también conocido como el castillo del Buey Negro. Se trata de una muela rocosa, con los restos arqueológicos de una de las fortificaciones más grandes de la provincia de Castellón.

Su estructura defensiva abarca 15 hectáreas, lo que, según su alcalde, Aitor Balfagón, “nos llevaría a pensar que se trataba de una fortaleza dominante de una gran extensión de territorio en la que estaban incluidas numerosas poblaciones”. El terreno, ahora propiedad del municipio, abarca cerca de 50 hectáreas. Según se informa desde el consistorio “esta adquisición responde a la voluntad manifestada por el vecindario en la última asamblea y tiene por objetivo recuperar el patrimonio histórico de la localidad”.
La historia
La cronología de la fortificación varía según autores, por tanto no se puede concretar la fecha exacta de su construcción. Sin embargo, la existencia del mismo aparece constatada en documentos del siglo XII, más concretamente en el año 1178. La cimentación de la torre que podemos observar en la parte más elevada, realizada a base de grandes piedras, podría ser anterior a la época cristiana, mientras que el resto sería más reciente. Por su parte, la muralla, sería de factura musulmana.
El castillo de Buey Negro tuvo una clara relación con el núcleo andalusí de Argelita en época islámica. Además, formó parte del conjunto de castillos que delimitaron la diócesis dertosense con la concesión real por parte de Alfonso II de Aragón al consagrarse la nueva catedral de Tortosa. También fue linde histórico en la partición entre las diócesis de Segorbe y Tortosa. Cabe añadir que, la conquista cristiana de estas tierras, se caracterizó por su larga duración.
Dentro de esta escena, aparece la figura clave de Ceyt Abu Ceyt, puesto que al haber llevado a cabo pactos con el rey Jaume I (Calatayud en 1229 y Teruel en 1232 y en 1236), se encontraba inmerso en los dominios cristianos, habiendo recuperado tierras después de las revueltas en sus propios territorios. Entre las tierras recuperadas se encontraban una serie de castillos situados junto al Mijares y, sobre este territorio, se centraron sus dominios.
La existencia de documentos que citan el castillo de Buey Negro se perpetúan hasta dos o tres decenios después de la Reconquista. Aparece citado como centro de un territorio en la diócesis de Tortosa en el año 1225. En 1247 aparece en un archivo de la diócesis de Tarragona y, finalmente, en 1262, aparece una de sus últimas menciones, dentro del testamento de Ceyt Abu Ceyt.
Posteriormente, el castillo dejó de ser utilizado y, hasta bien entrado el siglo XIX, no hay ningún tipo de modificación en él. En esta época, con la reocupación de la superficie, se lleva a cabo la construcción de dos masías y varios corrales. Además, se observa una transformación del terreno para la realización de labores agrícolas.

No hay comentarios:

Publicar un comentario