miércoles, 27 de mayo de 2020

La desescalada llevará más turistas al interior de la Comunidad Valenciana y eleva el riesgo de incendios este verano


ALTO MIJARES | El plan contra incendios forestales de la Generalitat para esta campaña dispondrá de una inversión de 80 millones de euros y estará integrado por un millar de profesionales
Los efectos del coronavirus llegan a múltiples ámbitos y elevan el riesgo de incendios este verano, al propiciar una mayor afluencia de turistas al interior en la desescalada, para evitar aglomeraciones en la costa. El plan contra incendios forestales de la Generalitat para esta campaña dispondrá de una inversión de 80 millones de euros y estará integrado por un millar de profesionales -sin variaciones significativas respecto al ejercicio anterior- y se mantendrá activo hasta mediados de noviembre, un mes más de lo habitual.

Esta campaña, según ha explicado la consellera de Justicia e Interior, Gabriela Bravo, en una rueda de prensa por videoconferencia, será una de las más difíciles de los últimos años debido a la lluvia recogida en primavera en la mayor parte de la región, que ha incrementado las masas forestales de monte bajo y matorral.
Además, se prevé un verano seco y caluroso y "una mayor afluencia de turistas en la zona del interior" como consecuencia de la actual crisis del coronavirus, lo que requerirá para Bravo "un esfuerzo de organización y recursos inédito".
El año pasado, de los 273 incendios declarados como forestales, los Bomberos de la Generalitat participaron en 251, y también tuvieron lugar 199 vuelos de extinción por parte de aviones y 263 de helicópteros, así como 261 vuelos de vigilancia.
Amplio dispositivo
La Agencia Valenciana de Seguridad y Respuesta a las Emergencias tiene preparado, cada día, un dispositivo de 432 personas entre los medios terrestres y aéreos a los que se suman los medios de prevención de la Conselleria de Agricultura con sus observatorios forestales de vigilancia y los efectivos de los tres consorcios provinciales de bomberos, las brigadas de Divalterra, personal de la UME, Guardia Civil y policías locales de los distintos ayuntamientos, así como la Policía de la Generalitat.
De esta forma, en el momento en que se activa el Plan Especial de Incendios Forestales, la Agencia coordina el trabajo de más de un millar de profesionales.
A causa de la incidencia de la Covid-19 y debido a las medidas de confinamiento, el despliegue de los efectivos de refuerzo de este año (que habría comenzado en circunstancias normales el pasado 16 de abril) se ha trasladado al 16 de mayo, con lo que se mantendrá un mes más de lo que sería habitual, es decir, hasta el 15 de noviembre y no hasta el 15 de octubre como estaba previsto, ha detallado Bravo.
La campaña incluye este año como novedad la puesta en funcionamiento de una nueva Unidad de Comunicaciones Avanzada SATCOM2, dotada de más capacidades técnicas vía satélite y que permitirá disponer de internet de banda ancha con tecnología VSAT o establecer una estación base móvil de la red COMDES en aquellos lugares donde se declare un incendio y no haya cobertura de la misma.
"Además de las medidas higiénicas que debemos observar todos respecto al lavado de manos o uso de mascarillas, cada lugar de trabajo será desinfectado diariamente y ventilado dos veces al día", ha destacado.
Además, "se evitarán los intercambios de personal entre las unidades. Por ese motivo, no se realizarán rutas de vigilancia, ni se llevarán a cabo prácticas conjuntas que impliquen a varias unidades", ha añadido.
En las bases compartidas entre medios terrestres y aéreos "se reubicarán las tripulaciones de los aéreos siempre que sea posible y, en caso contrario, se aplicarán medidas estrictas de distanciamiento".

No hay comentarios:

Publicar un comentario