viernes, 11 de enero de 2019

La desembocadura del Mijares se queda sin agua tras dos meses de caudal fijo


ALTO MIJARES | Las lluvias de los últimos meses obligaron a soltar agua desde los dos embalses del tramo medio como son Arenoso, en la Puebla de Arenoso, y Sitjar en Onda

El Paisaje Protegido de la Desembocadura del río Mijares se ha vuelto a quedar sin agua en varios tramos del curso fluvial tras mantener durante dos meses un caudal abundante y continuo desde el puente de la autovía CV10 hasta la desembocadura con el mar Mediterráneo.

Según han informado fuentes del consorcio que lo gestiona y que está formado por los ayuntamientos de Almassora, Burriana, Vila-real, la Diputación de Castellón y la Generalitat Valenciana, las abundantes lluvias del último episodio de gota fría ocurrido durante el mes de octubre hicieron que se produjeran continuas sueltas de agua desde los dos embalses del tramo medio como son Arenoso, en la Puebla de Arenoso, y Sitjar en Onda.
Esto provocó que durante más de 70 días el caudal del Mijares a su paso por el paisaje protegido y hasta el Mediterráneo mantuviera un caudal abundante que benefició la presencia extraordinaria de muchas especies de aves en migración y la entrada río arriba de multitud de peces.
Esta situación no se producía desde hacía más de un año, ya que lo más habitual es contemplar los últimos 10 kilómetros del río con un caudal de agua intermitente, principalmente desde el pantano de Santa Quiteria hasta la depuradora de Almassora, desde donde se vierten las aguas limpias al cauce del río.
Desde aquí hasta el Mediterráneo, el Mijares vuelve a tener un caudal mínimo de agua y normalmente es frecuente observar seco el tramo que discurre desde la confluencia del Mijares con la rambla de la Viuda hasta la depuradora de Almassora.
Por ejemplo estos últimos días el azud de Vila-real o también conocido como de los Machos ha frenado el avance del agua del Mijares impidiendo su salto en varias ocasiones, provocando que el paraje fluvial del Termet se llegara secar y por el azud de las Revalladores o de Burriana tampoco salta el agua.
Esta circunstancia, de nuevo, está provocando cambios importantes en las condiciones ecológicas del río, ya que el agua ya no circula y empieza a formar charcos donde quedan atrapadas algunas especies de peces.
Este hecho está atrayendo algunas aves que son expertas pescadoras como son los cormoranes grandes (Phalacrocorax carbo), las garzas reales (Ardea cinera) y las garzas blancas (Egretta alba), entre otros.
El Mijares ha estado llegando con agua al mar Mediterráneo durante casi dos meses y medio, un hecho que había mantenido abierta la desembocadura.
Pero ahora la barrera de piedras que forma la playa de la Pola comienza a cerrar lentamente la salida de la poca agua que llega al mar, lo que significa que nuevamente se podrá circular entre las playas de Burriana y Almassora pisando esta barrera de piedras y lo más probable es que un nuevo temporal de levante termine para cerrar definitivamente el salida del Mijares por la gola sur. EFE


No hay comentarios:

Publicar un comentario