viernes, 23 de noviembre de 2018

El Mijares vuelve a ser un río "lleno de vida" gracias a las últimas lluvias


ALTO MIJARES | Los embalses de cabecera del río (Arenoso, en la Puebla de Arenoso, y Sitjar en Onda) han llegado al límite de su capacidad de almacenamiento y la Confederación Hidrográfica del Júcar está llevando a cabo desembalses técnicos
El río Mijares a su paso por los términos municipales de Almassora, Burriana y Vila-real vuelve a ser un río auténtico "lleno de vida" gracias a las lluvias del último episodio de gota fría del pasado mes de octubre y del temporal de levante de estos días de noviembre.

Según han informado fuentes del Consorcio de la desembocadura del río Mijares, los embalses de cabecera del río (Arenoso, en la Puebla de Arenoso, y Sitjar en Onda) han llegado al límite de su capacidad de almacenamiento y la Confederación Hidrográfica del Júcar está llevando a cabo desembalses técnicos.
Esta circunstancia provoca que el caudal del Mijares a su paso por el Paisaje Protegido de la Desembocadura gestionado por los Ayuntamientos de Burriana, Almassora, Vila-real, la Diputación de Castellón y la Generalitat Valenciana, mantenga desde hace casi un mes un caudal de agua permanente y considerable.
Esta situación extraordinaria no se producía desde hace más de un año, ya que lo más habitual es contemplar los últimos 10 kilómetros del río con un caudal de agua intermitente, principalmente desde el pantano de Santa Quiteria hasta la depuradora de Almassora, desde donde se vierten las aguas limpias al cauce del río .
Desde aquí hasta el Mediterráneo, el Mijares vuelve a tener un caudal mínimo de agua y normalmente es frecuente ver seco y sin una gota de agua su confluencia con la rambla de la Viuda o el azud de Burriana, también conocido como de les Revalladores.
La gola sur del río Mijares ubicada entre los términos municipales de Burriana y Almassora también se encuentra abierta al Mediterráneo desde hace más de 1 mes.
Esta circunstancia está provocando cambios importantes en las condiciones ecológicas del río, como por ejemplo el hecho de que las especies de peces como las lisas o las lubinas están penetrando a más de un kilómetro río arriba de la desembocadura.
Otra circunstancia que puede favorecer considerablemente la biodiversidad del Paisaje Protegido de la Desembocadura del río Mijares es la entrada de angulas, los alevines de las anguilas (Anguilla anguilla), desde el Mediterráneo hacia la gola sur aprovechando que el río y el mar están conectados.
Las anguilas viven en los ríos y desovan y mueren en el mar de los Sargazos, una región del océano atlántico norte americano. A partir de ese momento millones de larvas nacidas de los huevos de las anguilas inician un extraordinario viaje transoceánico de más de 6.000 kilómetros hasta llegar a los ríos mediterráneos como el Mijares.
La llegada de las angulas se inicia en el mes de octubre y finaliza hacia la primavera, pero desgraciadamente muchos años las angulas encuentran cerrada la desembocadura del Mijares porque el río baja sin agua.
Otra circunstancia importante que aporta el Mijares cuando lleva agua es la presencia continua de nutrias (Lutra lutra) desde la salida del embalse de Sitjar hasta prácticamente la desembocadura y también estos días ha aumentado considerablemente la presencia de rapaces y de aves acuáticas, como varias especies de patos, pollas de agua (Gallinula chloropus), fochas comunes (Fulica atra) y cormoranes grandes (Phalacrocorax carbo) entre otros. EFE

No hay comentarios:

Publicar un comentario